Travesia en Crucero por el Lago Argentino

Redes Sociales

Nuestro viaje comenzó cuando nos subimos al avión rumbo al Calafate.

crucero_marpatag_d_01__largeAllí nos esperaría una travesía en crucero para recorrer de cerca el Lago Argentino y observar de cerca la belleza de los glaciares.

Desde la ciudad del Calafate nos tomamos un bus hasta el puerto La Soledad, sobre el lago Argentino para encarar nuestra tan ansiada travesía lacustre en una embarcación que nos iba hacer imaginar tantas formas entre las formaciones de hielo.

Una vez en el puerto nos presentamos para abordar y poder conocer a nuestros compañeros de viaje. Una vez que zarpamos, fuimos descubriendo toda la embarcación por dentro y comenzamos a deslizarnos lentamente, adentrándonos a un mundo mágico.

0d94d277326ceae9c65594860c7d30c5Los paisajes y colores que veíamos eran únicos…esa sensación de inmensidad, con la cual las palabras quedan chicas.

Es así cuando el atardecer nos sorprendía con sus colores rojizos, dando una panorámica espectacular del lago, nos fuimos a sentar en el salón comedor para cenar, y la puesta de sol nos dejo sin respiración.

Sobre las tranquilas aguas de la bahia Spegazzini, nos fuimos durmiendo en los brazos de morfeo.

Al otro dia comenzó la jornada con un rico y potentoso desayuno. Un silencio era interrumpido por el canto de algunas aves madrugadoras y el ruido de los motores.

Es así que llegamos a Puesto de Vacas, donde íbamos a realizar una caminata entre la vegetación de las montañas. Desde algunos miradores pudimos observar algunos cóndores volando allí a lo lejos, y tuvimos una imagen del Spegazzini con sus colores blancos y celestes.

cruceros-marpatagUna vez de vuelta en el barco, tuvimos otra vista del glaciar con las distintas gamas de azules, con sus paredes altas hasta el cielo. Allí el Santa Cruz apago sus motores y nos sirvieron un almuerzo estupendo, junto a este bello escenario.

Luego continuamos viaje por el canal Upsala, donde sorteamos algunos témpanos menores y ahí nos chocamos con el glaciar del mismo nombre. Lamentablemente no pudimos observarlo bien porque una barrera de hielo nos interrumpía el paso. Pero pudimos maravillarnos con algunos hielos perdidos con formas curiosas y colores maravillosos.

Ya de noche, cenamos en el salón principal y la claridad de las estrellas nos brindo un espectáculo único. Hicimos noche en la bahía Toro.spegazzini-atardecer

El tercer día nos encontró con el barco en movimiento. Una brisita se hacia sentir, para no pasar desapercibida. Ya en nuestro ultimo día, todavía nos quedaba por ver el glaciar Perito Moreno, Negro y Mayo.

Mientras desayunábamos, veíamos a través de los ventanales panorámicos como nos adentrábamos al canal de los témpanos. Allí estaba como un vigía…majestuoso, único, maravillosos..tantas palabras quedaban cortas en ese momento. Decidimos salir para verlo mas de cerca. Imposible no emocionarse, las fotos no podían mostrar tanta belleza, las palabras no podían describir con exactitud lo que sentíamos.

CruceroMarPatag06_spegazzini5Con el glaciar de fondo, tuvimos nuestro ultimo almuerzo a bordo del Santa Cruz. Sentir el sonido de los desprendimientos de hielos, daban la sensación de que estaba tronando. Lo que hacia mas valioso ese momento.

Todos nuestros sentidos fueron puestos y valorados en esta travesía   .

This entry was posted in General. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *