Pascua y sus simbolos

Redes Sociales

Pascua y sus símbolos

  

Pascua Cristiana

Cuando Jesús muere en la cruz, muchos de sus discípulos se alejaron, solo las mujeres permanecieron a su lado. Y fueron ellas quienes dieron testimonio de la resurrección.

La cristiandad entiende la resurrección como una demostración de lo que ocurrirá después de la muerte, ésto es, el paso que extenderá la existencia material humana con Dios.

Pascuas de resurrección es pues la conmemoración anual de la resurrección de Jesucristo, un misterio glorioso.

Ramos o palmas

Del latín: -palmae- que significa palma de la mano y hoja de la palmera, que usan ya los romanos como símbolo de victoria. Los pueblos que coinciden en asignarle altos valores a este símbolo ya que han desarrollado en torno a ella diversos ritos. Recordemos, empezando por lo más próximo, cómo es tradición entre nosotros colgar en los balcones los ramos bendecidos el Domingo de Ramos para que protegiesen la casa durante todo el año.

El pan y el vino: Cuerpo y Sangre de Cristo

Son los elementos naturales que Jesús toma para que no sólo simbolicen sino que se conviertan en su Cuerpo y su Sangre y lo hagan presente en el sacramento de la Eucaristía.

Jesús los asume en el contexto de la cena pascual, donde el pan ázimo de la pascua judía que celebraban con sus apóstoles hacía referencia a esa noche en Egipto en que no había tiempo para que la levadura hiciera su proceso en la masa (Ex 12,8).

Cenizas

La ceniza que impone el sacerdote a los fieles el Miércoles de Ceniza, procede de la quema de las palmas bendecidas durante la Misa del Domingo de Ramos.

La cruz

La cruz fue, en la época de Jesús, el instrumento de muerte más humillante. Por eso, la imagen del Cristo crucificado se convierte en «escándalo para los judíos y locura para los paganos» (1 Cor 1,23). Debió pasar mucho tiempo para que los cristianos se identificaran con ese símbolo y lo asumieran como instrumento de salvación, entronizado en los templos y presidiendo las casas y habitaciones sólo, pendiendo del cuello como expresión de fe.

 

Pascua Judía

Pesaj, o la «Pascua Judía» conmemora el éxodo de los israelitas de Egipto. Cuando al finalizar la décima plaga que Dios envió sobre Egipto, todos los primogénitos murieron (el ángel de la muerte pasó por todos los hogares egipcios exceptuando a los del pueblo de Israel). Luego, el pueblo de israel, huiría de la esclavitud, atravesando el Mar Rojo, bajo el mítico liderazgo de Moisés.

Esta festividad milenaria, se celebra aún entre los judíos como una ceremonia de la libertad y es la fiesta que justamente, Jesús celebraba la noche de la última cena cuando luego sería capturado por los romanos.

Agua salada
Un cuenco con agua salada representa las lágrimas derramadas por los judíos durante sus años de cauüverio.

Matzá 
Se come matzá, pan plano sin levadura, para recordar la huida de Egipto.

El plato típico con la comida de la Pascua judía
El plato del seder es el principal de la comida de la Pascua judía. En él aparecen pequeñas porciones de todos los alimentos ceremoniales que tienen un papel importante en la historia del éxodo de los judíos

Pascua Pagana

La relación entre la Pascua y la primavera no es inocente. En efecto coincide con los tiempos de la cosecha de la cebada en Egipto. Actualmente, en regiones de Cataluña, se realiza una distinción entre «Pascua florida» y «Pascua de Resurrección».

  

La resurrección, como paso de la esclavitud a la libertad, de la muerte a la vida o de la oscuridad a la luz, puede interpretarse, naturalmente como una alegoría del renacimiento cíclico primaveral.

Dice Fausto «Hoy van todos muy contentos a tomar el sol. Celebran la Resurrección del Señor, puesto que ellos, a su vez, han resucitado también, y de las ahogadas estancias de las bajas viviendas, de las trabas de profesiones y negocios, de la opresión de las paredes y techos de la aplastadora estrechez de las calles, de la respetable oscuridad de los templos, todos ellos son atraídos a la luz» (Goethe). Efectivamente, la voz alemana «Ostern» (Pascua) deriva de Ostera, nombre de la diosa primavera entre los antiguos germanos. Por lo tanto, la relación pagana de la primavera con la festividad de la Pascua, resulta evidente.

La fecha de la Pascua

La Pascua cambia cada año debido a la relación que tiene con la pascua judía y las diferencias entre el calendario judío y el nuestro.

Los judíos comen el cordero pascual la víspera del 15 de Nisan (el primer mes del calendario judío). Jesús celebró la pascua (la última cena) según la costumbre judía, o sea, el 14 de Nisan, murió en la cruz el 15 de Nisan y resucitó el domingo siguiente, que ese año fue el 17 de Nisan.

El calendario judío es lunar, y el nuestro solar, lo cual complica bastante las cosas. Por ejemplo, el calendario tiene 354 días. Para hacer un ajuste, judíos insertan un mes a su calendario, por orden del Sanedrín (no por algún método definido). Esto dio lugar a numerosas controversias sobre la fecha para la celebración de la pascua.

En los primeros tiempos, los cristianos de origen judío continuaron usando el calendario judío para la pascua: El viernes santo lo celebraban el 15 de Nisan y la pascua de resurrección el 17 de Nisan (fuese o no domingo).

En el resto del imperio romano, sin embargo, se tomó en consideración que Jesús históricamente resucitó el domingo y todos los domingos se celebra a la fiesta de la Resurrección. Por eso se optó por celebrar La Pascua el primer domingo después de la primera luna llena después del equinoccio de primavera. El Primer Concilio de Nicea (325) decretó que la práctica romana debe observarse en toda la Iglesia. Los ortodoxos celebran la pascua otra fecha porque siguen el calendario Juliano (ortodoxo ruso). La fecha de la fiesta de Pascua católica fluctúa entre el 22 de Marzo y el 25 Abril. En referencia a ella se calculan las otras fiestas movibles del calendario litúrgico.

LA EVOLUCIÓN DE LAS TRADICIONES PAGANAS

La celebración de la Pascua reúne variadas tradiciones antiguas y asociadas entre los que practicaban la fe cristiana y por otra parte los orígenes no relatados de las religiones paganas. La fiesta es esencialmente una convergencia de varias costumbres paganas muy antiguas y costumbres cristianas, así como algunas de origen hebreo. Pascua toma su nombre de Ishtar, la diosa babilónica, y Asiria la diosa de amor y fertilidad. Los fenicios también la conocieron como Eaéstre, una hermana y consorte de Baal, un dios a quien se rindió culto en muchas partes del mundo oriental. Algunos de los hebreos antiguos también le rindieron culto a Baal.

Estas tradiciones antiguas gradualmente se popularizaron a lo largo de Europa, y “Eaéstre” se volvió la diosa anglosajona de primavera, que daba énfasis a fertilidad y el sol creciente. El mes de abril se dedicó a ella, y la antigua palabra para Pascua se refiere a Eaéstre. La fiesta de Eástre era famosa en el equinoccio vernal, cuando día y noche reciben una porción igual de luz y oscuridad.

Durante la edad media, misioneros que buscaban convertir las tribus bárbaras al norte de Europa comprendieron que el tiempo de la muerte y la resurrección de Jesús también coincidían con la celebración de Teutonic que se realizaba en primavera. La diosa de fertilidad Teutonic era conocida como “Ostern”. Al popularizarse estas celebraciones y coincidir con el equinoccio de la primavera dando énfasis al fin de invierno y un renacimiento de naturaleza, se vio como el triunfo de vida sobre la muerte. Los misioneros de la cristiandad enseñaron que estos acontecimientos también apuntaban a la resurrección de Jesús.

LOS HUEVOS DE PASCUA

Se han usado los huevos coloreados desde tiempos antiguos como un símbolo de Pascua, y es asociado con la llegada de la primavera. Los huevos simbolizan nacimiento, fertilidad, y una nueva vida en muchas culturas. Los huevos fueron usados por los egipcios antiguos y persas que los colorearon y los dieron como regalos durante sus fiestas en la primavera.

Durante la edad media, los europeos coleccionaron huevos de diferentes colores que se tomaron de los nidos de varios pájaros, y usaron como encantos para apartar el mal y traer la fortuna, esto evolucionó gradualmente anexándolo a la Pascua. El pintado de huevos se hizo más popular conforme pasaba el tiempo y reemplazó la búsqueda de los huevos de pájaros salvajes. Estos huevos se ocultarían y los niños los buscarían. Se pintaban los huevos en colores luminosos para asemejarse al sol, la llegada de primavera y la fertilidad. Los cestos de Pascua en que los huevos eran reunidos, se parecían a los nidos de pájaro.

Una de las tradiciones de la Pascua donde se usaban huevos parece que se originó en Europa oriental. Los polacos y ucranianos celebraban la llegada de primavera, y el día de la resurrección, decorando los huevos con muchos símbolos tradicionales para Pascua, muchas de ellos con las representaciones religiosas. Esta costumbre se llamó “Pysanky” [queriendo escribir o diseñar], pintando los huevos meticulosamente con decoraciones detalladas que mostraban sus innumerables e intrincados planes. Ellos los crearon aplicando cera cuidadosamente en varios modelos sobre un huevo. El huevo era teñido, se volvía a aplicar la cera para conservar el color, y el huevo era hervido produciendo una variedad multicolor. Pueden encontrarse las decoraciones populares en muchas regiones diferentes de Polonia y Ucrania con los modelos geométricos, o planes florales que son específicos a cada comunidad en particular. Esta costumbre todavía es popular en estas regiones orientales de Europa.

EL CONEJITO DE PASCUA

Los conejos [las liebres] también han servido como los símbolos de fertilidad en algunas culturas antiguas.

Las leyendas del antiguo Egipto, conectaron el conejo con la luna debido a sus hábitos alimenticios nocturnos. También se piensa que esta asociación con la luna se originó con aquéllos que miraron los ciclos de la luna para determinar la fecha precisa del próximo cambio de estación, y acompañarlo con la celebración. Este evento tuvo lugar el primer domingo después de la primera luna llena, siguiendo al equinoccio de la primavera.

Parece que se han usado las liebres como símbolos durante un largo tiempo. El primer documento registrado de su uso para la fiesta de la Pascua tuvo lugar en Alemania en el año 1500. Esta costumbre evolucionó después en conejitos de Pascua comestibles que se prepararon sobre todo con el pan dulce y azúcar. Estas tradiciones aparentemente llegaron a América durante los años 1700 a Pensilvania, traída por los holandeses que habían emigrado de Alemania. Durante los años que siguieron a la Guerra Civil americana, el chocolate de Pascua y los conejos se hicieron populares.

 

This entry was posted in General. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *