El mate, compañero de experiencias

Redes Sociales

image_52.jpg_141358524  41a200205f

El mate, compañero de experiencias

Es nuestro compañero en más de una escapada; se comparte en rondas en las que se suceden las charlas con amigos; nos acompaña en la ruta y es un cómplice silencioso en ratos de conexión con uno mismo. Caliente o en su versión helada, el mate está siempre presente, ¡y hasta tiene su propia fiesta! campo-de-yerba

El mate es uno de nuestros íconos culturales, y a los paisajes verdes y los pueblos amigables de Misiones se remontan los orígenes de esa típica costumbre nacional. Porque mucho lo tomamos, sin darnos cuenta de lo poco que sabemos de él. Por suerte, esto se soluciona en la Ruta de la Yerba mate, llena de encanto guaraní.

mate-5

Para celebrarlo, basta con armar el bolso y acercarse en una escapada a la provincia de Misiones donde la cita es del 30 de septiembre al 4 de octubre en el predio de Expo Yerba, para la Fiesta nacional de Yerba Mate

La ciudad de Apóstoles es la sede del festejo, que se llena de canciones en las peñas y en los espectáculos de artistas regionales, nacionales e internacionales 87e67a_mate-y-8-jpg

El momento es ideal para combinar el festejo con una escapada por la ruta de la yerba mate en la provincia misionera, y explorar los secretos de esta bebida que consumimos todos los días, aprender a catar diferentes tipos de yerbas, descubrir sus propiedades y degustar platos, postres y bebidas preparados en base a ellas.

fcb5787781Podemos comenzar  el recorrido en la ciudad de Apóstoles, que creció con el esfuerzo de polacos y ucranianos llegados a fines del siglo XIX. Aquí se invita a los visitantes a La Cachuera, donde participar del proceso de elaboración de la yerba y descubrir la historia del mentor del establecimiento, Juan Szychowski, cuyos inventos maravillan: hizo una máquina envasadora y una represa en el arroyo Chimiray, a fines de la década del 20, para mover con la fuerza del agua un molino de arroz y maíz.

Desde allí la ruta conduce a casas en las que apreciar el proceso de producción desde las extensas plantaciones hasta la cosecha, el secado, la molienda y el envasado de ese paquete final que solemos abrir en nuestros hogares. También se aprende a catar diferentes tipos de yerbas, se descubren más propiedades energizantes de las que muchos le adjudican y se conoce en detalle la “ceremonia del mate”, que a veces se olvida en el vaivén de la rutina. ¡Y es Misiones! Así que hay que probar la infusión como dios manda, nada de mates modernos. Las rondas corren en porongo o calabaza larga y de boca ancha, caliente si hace frío y en su versión helada, tereré, si el calor agobia. 5cd0b26d2a

Eso no es todo en el recorrido, también se degustan platos, postres y bebidas preparados en base a yerba mate y, entre ronda y ronda de sabores, se emprenden cabalgatas y caminatas por las plantaciones, para sentir el perfume de la yerba fresca y tocar las hojas que crecen bajo el sol. Ya de noche, ir a descansar al casco antiguo de una estancia o a la casa de algún colono dispuesto a compartir las costumbres de las familias rurales corona el viaje. Entonces sí se duerme tranquilamente, habiendo conocido las singularidades del “oro verde”, que forma parte de nuestra identidad.

A Misiones se llega en avión al aeropuerto Cataratas del Iguazú o al Libertador General de San Martín, en ómnibus o en auto, por la Ruta 105.

Todo está listo para acercarse con curiosidad y conocer más sobre este ritual tan cotidiano como sabroso.

mate_CLAIMA20121010_0215_4  verimg (1)

¿Tomamos uno?

This entry was posted in General. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *